La destrucción de la identidad europea.

Varios países europeos como Francia o Alemania están acometiendo una destrucción activa y deliberada de lo que queda del patrimonio cristiano. Es un despropósito para los Cristianos, para el patrimonio artístico de Europa y del mundo, pero también para la identidad de Europa.