¿Puede revertirse el Aborto? Claro que si. Solo hacen falta políticos íntegros y valientes.

Magnífica noticia la que encontramos en INFOCATÓLICA que abre una nueva vía de esperanza en la defensa de la vida y de los derechos del no nacido en todo el Mundo. A las declaraciones de otros importantes lideres mundiales como Donald Trump en favor de la vida, se unen poco a poco otros Presidentes y líderes mundiales, como en este caso, el Presidente de Uruguay.

El periodista Victor Hugo Acosta, de radio Felicidad de Paysandú, tras recordar manifestaciones anteriores de Lacalle sobre el derecho a la vida, le preguntó no como «comunicador sino como un cristiano», sobre su política en relación al aborto. Esta fue la respuesta completa del presidente uruguayo

Cada vez son más los lideres mundiales dispuestos a frenar el Aborto. ¿Para cuando en España?

«Comprenderás que la pregunta que tiene un tinte muy de esencia y personal la tengo que contestar con mi investidura, que la tengo por cinco años más, y en ese sentido, desde el punto de vista personal yo tomé decisiones como legislador cuando se votaban esos proyectos de ley, manifesté mi voluntad contraria.

Son ley en nuestro país, yo creo que sin perjuicio de la filosofía de cada uno de los que estemos sentados acá y lo que hayan votado o acompañado en su momento, todos entendemos que Uruguay tiene que tener una fuerte protección a los niños por nacer, que hay que tener una política de desestímulo de los abortos, que el Uruguay en su Constitución y de acuerdo a los pactos ratificados entiende que hay vida desde la concepción y en ese sentido, un niño que no ha nacido tiene derechos.

Esa es la visión del presidente de la República y la protección. Simplemente cuando una sociedad ha decidido en el Parlamento y luego con la posibilidad de ser refrendado, plebiscitado en la opinión pública esa ley y no tuvo las voluntades que debió tener, esa es una ley vigente.

Sin perjuicio de eso, nosotros tenemos una agenda provida, que estoy seguro que todos los que estamos acá la compartimos sin perjuicio de lo que hayamos votado en la ley conocida como la interrupción voluntaria del embarazo.

Hay ejemplos muy buenos a nivel internacional y a nivel nacional que hacen al acompañamiento, a la protección de la madre que no desea serlo, y en ese sentido vinculado con lo que tú decías, con la adopción, tenemos que tener un Estado presente para eventualmente que esa madre que está por tener un niño que no lo deseay esos padres que desean serlo a través de la adopción tenga una cercanía y una institucionalidad más presente en ese momento tan difícil.

Obviamente que la masificación de los anticonceptivos es una buena cosa que debe ir acompañada de una educación sexual para que de temprana edad sepan a qué atenerse cuando se tienen las prácticas sexuales».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *