UNICEF alienta la corrupción de menores: impedir su acceso al porno, «vulnera sus derechos»

Mientras todos los expertos alertan de los daños que el consumo del porno causa en las personas -y, ojo, hablamos de adultos-, UNICEF se descuelga denunciando que impedir su acceso a los menores «infringe sus derechos humanos». Una postura inadmisible que debería suponer dimisiones/destituciones si esta institución piensa en matener siquiera su fachada -hace años que perdió la realidad- de adalid de la defensa de los niños.

la pornografía, un derecho, según UNICEF

Según la agencia de la ONU, constituida en su origen para garantizar los derechos de los niños, «poner trabas para que los pequeños puedan acceder a este tipo de contenidos, obstaculiza la educación vital en sexualidad«. Es decir, que la educación sexual que este organismo quiere para nuestros hijos es un sexo «machista, brutal, de dominación, sin amor, en el que el otro sólo es un objeto de placer y no un ser humano con toda su dignidad», según denuncian los expertos.

UNICEF elaboró un estudio para analizar el modo en que las políticas gubernamentales pueden utilizarse para proteger a los niños de los contenidos nocivos, abusivos y violentos en línea. Su conclusión se basa en un estudio europeo realizado en 19 países de la UE en el que se constató que, en la mayoría de los países, la mayoría de los niños que veían imágenes pornográficas no se sentían «ni molestos ni felices», pero el informe añade que el 39% de los niños españoles se sintieron felices después de ver pornografía.

Expertos aterrados

Expertos de todo el mundo han puesto el grito en el cielo, alertando de la barbaridad que predica esta institución y el daño irreparable que supone para nuestros hijos.

Así, en declaraciones recogidas por infocatólica, La vicepresidenta y directora del Instituto de Investigación del Centro Nacional de Explotación Sexual Lisa Thompson critica que «el informe de UNICEF ignora la gran cantidad de investigaciones que demuestran los daños de la pornografía en los niños. Al ignorar los daños reales que puede tener la pornografía, UNICEF está jugando a la ruleta con la salud y la seguridad de los niños».

Efectos de la pornografía en los niños

Frente a estas teorías, expertos como el doctor Chiclana, que están trabajando día a día con adictos a la pornografía, señalan los daños que se encuentran en los menores que consumen porno:

  • Desarrollo de actitudes permisivas sexuales
  • Instrumentalización de la sexualidad
  • Desarrollo de estereotipos de género
  • Visión de la mujer como un objeto
  • Jerarquías de género
  • Actitudes agresivas en el ámbito sexual
  • “Autoobjetificación”
  • Alteración de la imagen corporal
  • Mayor preocupación sexual
  • Mayor probabilidad de reportar victimización física y sexual
  • Relaciones sexuales de riesgo
  • Mayor uso del sexting
  • Encuentros con múltiples parejas sexuales
  • Expectativas irreales sobre la relación sexual
  • Alteraciones en la respuesta y satisfacción sexual
  • Peor calidad de las relaciones afectivas.

También se ha sugerido que el uso de pornografía puede afectar el rendimiento escolar, favorecer el consumo de sustancias y conductas delictivas, fomentar un estilo de vida menos saludable, una sintomatología depresiva y psicosomática, e incitar a acudir a sexo de pago. Muchos adolescentes, además, desarrollan conductas violentas.

Primer contacto con la pornografía a los 7 años

Los últimos estudios independientes sobre la pornografía alertan de que la edad de iniciación en la pornografía se ha reducido hasta los 7 años. Algo que, lejos de preocupar a quienes deberían velar por los menores, parece complacerles. Después vendrán los llantos por la aplicación práctica de lo que se ve en la pornografía: «horribles abusos sexuales, violaciones, incesto y racismo«, como denuncia Thompson.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *