Políticos sin dignidad: Normalizando el insulto.

Cree el señor Iglesias que el insulto solo ofende la dignidad del insultado, lo cual ya es lamentable e intentar normalizar que a una persona se le pretenda ofender (con esta idea no puedo evitar que se me venga a la cabeza imágenes de tiranos pisoteando los derechos fundamentales de la persona) pero siento decirle a Pablo Iglesias que a quien primero desacredita es al insultante, y quien pierde la dignidad es él.

Anti-Racistas, Anti-Respeto, Anti-Libertad, Anti-Educación… Así son los «antifas».

Quieren borrar y re-escribir la historia.. TODA LA HISTORIA. “Vieira fue, inevitablemente, un hombre de su tiempo. Pero fue, también, un hombre adelantado a su tiempo, porque fue capaz de elevarse por encima de la mentalidad dominante, encarnando el papel de la conciencia crítica en el Portugal del siglo XVIII. Por esta razón, Vieira no puede ser condenado por grupos que quieren borrar nuestra historia»,

Dignidad de la persona, por encima de ideologías.

El Papa Francisco ha hecho un llamamiento a «poner en el centro de nuestras preocupaciones la dignidad de las personas y la dignidad del trabajo». Lo ha hecho durante la audiencia general de los miércoles, y sus palabras venían motivadas muy especialmente por la situación de explotación de los trabajadores del campo.

Coronavirus y Bioética ante la cultura del descarte.

La fuerza del coronavirus está provocando igualmente un dilema ético ante estos casos más graves sobre qué personas deben ser atendidas antes que otras. Para arrojar luz concretamente desde el ámbito bioético, la profesora Elena Postigo ha publicado a través de Twitter un sencillo manifiesto bioético ante el coronavirus del que se hizo eco ayer RELIGION EN LIBERTAD.