En defensa de la verdad.

No hace ni una semana que recorrimos las calles de Madrid para defender la verdad y el Gobierno de España avanza presto en el proyecto que consagra la Mentira como forma de hacer política y manipular las Leyes en España.

Con la Ley de Memoria Democrática, el Gobierno Social-Comunista de España, va culminando una obra de ingeniería social caracterizada por el ataque a la naturaleza humana y a la verdad. Solo un gobierno de este calado, más propio de la I ó II República del Siglo pasado, se atrevería a manipular con tanto descaro la realidad y la verdad.

Porque la verdad existe, y es solo una, por más que muchos quieran afanarse en imponer un relativismo moral a través del cual cada uno puede construir «su verdad». Y la Historia, como la verdad, existe y es solo una, por más que muchos quieran afanarse en imponer sólo una parte del relato histórico.

No solo es traidor a la verdad quien dice lo falso en vez de lo verdadero, sino quien no dice libremente la verdad que conviene sea proclamada, o no defiende libremente la verdad que reclama defensa (Bernardo de Claraval).

Saben que les queda muy poco tiempo y necesitan apretar el acelerador para dejar activadas todas las leyes «incendiarias» que venían preparando en los últimos años. Leyes que les permitan seguir manteniendo en tensión a la sociedad y procurando un enfrentamiento entre los españoles que retomar el día de mañana como caladero de votos.

¿Quiénes se han creído los herederos de quienes incendiaron y saquearon iglesias y conventos, asesinaron y violaron sacerdotes y religiosas, y mataron a más de 10.000 personas en España únicamente por sus creencias, para determinar cuales son las «verdades históricas de España?

Sin duda, ahora más que nunca, nos toca seguir trabajando por la defensa de la verdad. Por ello nos hemos sumado a iniciativas como la Asamblea Cultural Cristiana o la Asamblea en defensa de la Verdad, la Dignidad y la Libertad. No estamos dispuestos a dejar seguir avanzando a la mentira y el relativismo en nuestra sociedad, ni tan siquiera por omisión, sin duda, el gran pecado de la mayoría de los cristianos de nuestro tiempo.

Y por ello, hacemos un nuevo llamamiento al activismo cristiano, ese que el pasado 26 de Junio desbordó la Plaza de Colón en Madrid a base de alegría y buen ánimo. Porque no se enciende una lampara para guardarla bajo el celemín. Tenemos un enorme trabajo por delante en defensa de la verdad y si no lo hacemos unidos, fracasaremos en evitar que el mal siga avanzando en España.

Os esperamos en https://cristianosendemocracia.com/colabora-contacta/ y contamos con vuestra colaboración y apoyo para detener el avance de la mentira en España y el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.