El infame cartel del orgullo LGTBI en Sevilla

Lo del «movimiento» LGTBI y su falta de decencia y vergüenza no conoce límites. Allí dónde actúan, buscan siempre un motivo para «dar la nota» y destruir cualquier atisbo de paz que pueda haber entre las personas que, a priori, no comulgan con su dictadura ideológica y todo el pensamiento basura de la ideología de género que pretenden inocular a nuestros hijos.

Esta semana se ha presentado el «cartel» de las celebraciones del «orgullo» en Sevilla, financiados por nuestros progres y muy socialistas representantes municipales (pero con nuestro dinero, pues no olvidemos que no existe el dinero público), y el movimiento lgtbi ha aprovechado la oportunidad para insultar y ofender de nuevo las creencias religiosas de millones de españoles y, por supuesto, de cientos de miles de sevillanos.

El «artista» ha considerado oportuno usar la imágenes de las Santas Patronas de Sevilla, Santa Justa y Rufina, «adornándolas» con una mantilla color arco iris, según el propio artista, como símbolo de «libertad». Alguien debería explicarle a este «artista» que la libertad de los cristianos que han dado su vida por Dios y el Evangelio es justamente para salvar a aquellos que, como el movimiento LGTBI, se esfuerzan día a día en ir contra los mandamientos de Dios.

Cuestiones teológicas aparte, es indecente e infame que sigamos manteniendo y subvencionando ideologías basura como la ideología de género y los movimientos LGTBI con miles de millones públicos, para que terminen usando los mismos contra una gran mayoría de población que, aunque les moleste, son libres, y eligen la libertad religiosa, de sus creencias y su fe, que no tienen derecho a despreciar ni a pisotear, ni tan siquiera para ensalzar su más que discutible orgullo.

Desde la Asociación Cristianos en Democracia nos sumamos a todas las actuaciones que Abogados Cristianos pueda llevar a cabo contra estos movimienos y las administraciones públicas de la ciudad de Sevilla. Ya está bien de tolerar a esta mafia intolerante que no hace más que ofender las creencias religiosas.

No nos cansaremos de repetir lo mismo: Los cristianos acogemos a personas, no ideologías. No juzgamos conciencias individuales, pero si movimientos. No condenamos a las personas, pero si al pecado. ¿Nuestra otra mejilla? Siempre dispuesta. ¿Perdonar hasta 70 veces 7 veces? A todo el que pida perdón…

Asociación Cristianos en Democracia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *