Navidad… pero, ¿Dios existe?

Año 2023. Nuestra sociedad se prepara para las que, cada vez más, se ha convertido en la gran temporada de ventas del comercio, la Navidad.

El gran negocio de las luces abre paso a una carrera desenfrenada por salir, gastar, comprar… no importa cuando ni cómo, ni tan siquiera si se tiene capacidad para ello (ya llegará la «cuesta de enero»). Así es la Navidad «moderna».

Y en medio de todo este ruido, una pregunta ¿Acaso existe Dios? Las autoridades de la mayoría de los países occidentales llevan décadas esforzándose en hacernos vivir como si Dios no existiera.

Con la llegada del laicismo radical a finales de las décadas de los años 60/70 del siglo pasado, una corriente anti-cristana (por definición, impulsada por el anti-cristo) se ha instalado en la política internacional.

Pero lo cierto y verdad es que, por mucho que se esfuercen, no pueden hacer nada contra la conciencia colectiva que, desde hace 2000 años, celebra, con la llegada de la Navidad, el nacimiento de Jesús de Nazaret. El acontecimiento que cambió, de una vez para siempre, el devenir de todo el mundo.

A partir de ese momento, 12 personas fueron enviadas a transformar todas las culturas y sociedades del planeta. Y así fue. Gracias a su obediencia y persistencia, 2.000 años después, seguimos celebrando la encarnación del hijo de Dios.

Dios se hizo hombre para recordarnos que no estamos solos, que nuestra vida tiene sentido mucho más allá de lo que seamos o lo que parezcamos, pero, sobre todo, para recordarnos que nos ama tanto, que incluso está dispuesto a renunciar a su categoría de Dios, hacerse uno como nosotros, y entregar su vida por la nuestra.

Ese es, en esencia, el sentido de esta fiesta que celebramos, la Navidad, gracias a la cual, millones de personas siguen preguntándose hoy en día si Dios realmente existe o no.

A todos ellos simplemente queremos invitarles a reflexionar sobre La Navidad… ¿Porqué la «celebran»? ¿Cómo ha llegado hasta nuestros días? ¿Cuándo y porqué comenzó a celebrarse? ¿Cómo es que lleva 2000 años instalada en nuestra cultura y no ha desaparecido a pesar de todo? Quizás solo Dios pueda ser capaz de hacer algo así…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *