Conmemorar el comunismo, ensalzar el crimen organizado.

Hemos estado a punto de asistir a uno de los hechos mas bochornosos de nuestra historia, si la Asociación de Abogados Cristianos no hubiera conseguido, al menos temporalmente, paralizar la emisión del Sello Conmemorativo de la fundación del Partido Comunista por parte de Correos España, sirviendo, no cabe duda, a los intereses políticos e ideológicos del Gobierno de España.

Un sello que caracteriza la hoz y el martillo con muchos colores, cuando en realidad sólo puede ser caracterizada con el rojo de la sangre de los mas de 100 millones de muertos que esta siniestra ideología ha ocasionado en todo el planeta en el último siglo. Conmemorar el Comunismo es ensalzar el crimen organizado, y no lo decimos solo nosotros; La propia Unión Europea ya lo dejó claro hace años mediante una resolución que, por supuesto, en España no se ha aplicado hasta el momento.

Y si hablamos de España no podemos olvidar que socialistas, comunistas e independentistas radicales son los responsables del secuestro, violación, martirio y asesinato ideológico de más de 10.000 personas en España únicamente por motivo de su Fe. Miles de inocentes marginados por una Ley de Memoria Democrática absolutamente ideológica que sólo ensalza a criminales.

¿Qué pretendían celebrar con el sello comunista los miembros del Gobierno de España? ¿Las sacas de Paracuellos del Jarama? ¿Las checas comunistas que aterrorizaron el bando «popular» el poco tiempo que estuvieron al frente de ellos? ¿El saqueo e incendio de iglesias, la tortura de miles de sacerdotes y seminaristas o la violación de cientos de monjas por parte de miembros del Partido Comunista y Socialista, cumpliendo ordenes de sus superiores y responsables del partido?

Afortunadamente, en España queda aún un ápice de memoria real y un mínimo de dignidad legal, la justa para paralizar esta aberración. Ahora, nos corresponde a nosotros comunicar a la sociedad el porqué de esta paralización, y, sobre todo, enseñar a nuestros hijos los peligros de una ideología que promete la camaradería y la igualdad, pero solo ha ocasionado miseria y muerte allí dónde se ha instaurado o se ha intentado instaurar.

Esto pasa por olvidar que Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Irene Montero, Yolanda Díaz, Alberto Garzón, Yunqueras, Rahola, Puigdemont o Rufian … son herederos ideológicos de criminales sangrientos como La Pasionaria, Santiago Carrillo, Largo Caballero, Stalin, Companys y el resto de criminales que la propia Unión Europea, mediante resolución oficial, ha declarado como tales.

Basta ya de tanta basura ideológica, empezando por el comunismo y siguiendo por la igualdad de género y todas las leyes que el gobierno social comunista de España está impulsando para destruir nuestra sociedad.

Daniel Fernández

Presidente

Asociación Cristianos en Democracia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.