Las mujeres que abortan tienen una tasa de suicido 6 veces más elevadas que las que no lo hacen.

Aborto y suicidio, dos lamentables realidades que sitúan a la mujer como víctima de unos legisladores a los que las evidencias científicas importan poco frente al chantaje de la patronal mundial del negocio de la muerte.

Seguramente muchos critiquen nuestra información antes, siquiera, de leerla, pero a todos ellos les preguntaríamos: ¿Ha aportado el Gobierno de España un sólo aval o estudio científico que respalde, con evidencias, las propuestas de su última modificación legal? La respuesta ya la conocemos, no se esfuercen.

Pero lo cierto es que, aunque cuesta bastante encontrarlas, si uno bucea en Internet, acaba encontrando estudios y análisis sobre las consecuencias del aborto en la salud mental de la mujer. Y claro, como no han sido nunca «positivas» para las intenciones de los gobernantes «progres» que asolan los Gobiernos de medio planeta, se silencian.

El estudio que hemos encontrado data de mediados de los 90 y pueden consultar la fuente original en este enlace, con todos los datos, pues poco o nada pretendemos ocultar.

la conclusión es demoledora: El aumento del riesgo de suicidio después de un aborto inducido indica factores de riesgo comunes para ambos o efectos nocivos del aborto inducido en la salud mental.

NO HAY DEBATE POSIBLE. EL ABORTO AFECTA NEGATIVAMENTE A LA SALUD MENTAL DE LA MUJER QUE LO SUFRE Y MULTIPLICA POR 6 SUS PROBABILIDADES DE SUICIDIO.

Hemos constatado además, en primera persona, como a las chicas y las mujeres que abortan el Estado no le ofrece posteriormente ningún tratamiento / seguimiento. Son literalmente sacadas a la calle desde el abortorio, y «adiós muy buenas».

Afortunadamente, grupos como Pro Vida, 40 Días por la Vida o el Proyecto Raquel, de la Iglesia Católica, escuchan, atienden y prestan apoyo a estas mujeres para que puedan llevar a cabo el duelo por la vida que saben, mejor que nadie, que han impedido nacer.

Son los mismos que muy pronto se jugarán su libertad y su patrimonio por ayudar a miles de mujeres, engañadas por nuestros Gobernantes, a las que se le niega cualquier tipo de ayuda para sacar adelante sus embarazos ni para superar posteriormente el trauma del aborto, pues nuestro Gobierno los quiere en la cárcel, antes que ayudando a estas mujeres.

Estamos absolutamente seguros que en España también se analizan estos datos, pero seguramente intereses poco lícitos impiden su tratamiento y publicación, anteponiendo así nuestro Gobierno sus intereses ideológicos.

Exactamente igual pasa con la Eutanasia, donde los datos sobre los cuidados paliativos son tan denigrantes, que hacen mucho más rentable invertir en matar ancianos y enfermos terminales que invertir en su cuidado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.