Comienza el ataque directo a la Iglesia Católica en España. Cataluña toma la delantera.

Las diez Diócesis con sede en Cataluña que forman la Conferencia Episcopal Tarraconense han emitido un comunicado con respecto al tema de las inmatriculaciones en el que destacan que la iglesia “siempre ha seguido el proceso legal vigente sin buscar privilegios. No han actuado en ningún momento de manera arbitraria y han documentado todo lo que les constaba como propio. La Iglesia no se ha apropiado de nada que no fuera suyo”.