Tenemos lo que nos merecemos…Una reflexión sobre el resultado electoral.

¿Porqué no votar lo que a cada uno le venga en gana, sin tener en cuenta los principios morales que deberían fundamentar nuestra vida? Claro que es posible, pero, entonces, al menos, no nos llamemos «católicos»… Los resultados del 10 de Noviembre han vuelto a poner de manifiesto una realidad que muchos se niegan a aceptar. España no es católica, y cada vez es menos cristiana.

!GRACIAS CARDENAL SARAH¡ ¿Y tú, a que esperas para «movilizarte»? Asociate, es hora de los Cristianos en la vida civil.

el Cardenal Sarah animó a todos los católicos a unirse y a asociarse para ejercer nuestros derechos a la defensa de la libertad educativa de nuestros hijos, haciendo especial hincapié en que no podemos luchar solos contra la ola de ateísmo y laicismo radical que, en Europa, quieren inocular, entre otras cosas, a nuestros hijos.

Guía (real y coherente) de voto cristiano para el 10 – N.

Pedimos a los electores que en las próximas Elecciones Generales del 10 de Noviembre den su apoyo a los partidos que apuesten por los POR LOS PRINCIPIOS NO NEGOCIABLES con el objetivo inmediato de conseguir que dichos valores empiecen a estar bien representados en las instituciones parlamentarias o que, en caso contrario si no se ven representados en ninguna opción política, opten por el voto nulo pero que, bajo ningún pretexto, renuncien a su derecho y deber ciudadano de acudir a votar.

¿La hora de un partido político (verdaderamente) Cristiano?

ES HORA DE MOJARSE, ¿NO CREES? Es opinión generalizada que la toma de partido divide, fragmenta, contamina la fe. Pero resulta que Dios toma partido, toma una decisión concreta. Dios “se  moja”. Dios se encarnó y optó por el pueblo Judio y por una Familia. Pero claro, es mas fácil criticar siempre a los políticos desde «la barrera», sin mojarse. Podemos y debemos poner en las próximas elecciones europeas un partido cristiano, que los hay, en el parlamento.

Al César lo que es del César… ¿sin Dios?

Desde la Asociación Cristianos en Democracia, os animamos a todos a uniros a movimientos cristianos civiles que pretendan, desde el positivismo y el amor al prójimo, ofrecer propuestas que ayuden a nuestros políticos a preservar la dignidad de las personas y trabajar por el bien común, así como a manifestar, sin insultos ni agravios, nuestra rotunda oposición a toda norma que vaya en contra de ello y, por supuesto, a rezar por nuestros gobernantes.