Queremos una Europa libre del negocio del aborto.

Que la actual Unión Europea es proclive al aborto y a la imposición de la ideología de género en el tejido social es una realidad que se antojaba difícilmente refutable ya hace tiempo, pero desde hace un par de años, en concreto desde la aprobación en Septiembre de 2017 de una resolución por el Parlamento Europeo abortista que indica, literalmente, que

 

‘La negación de los servicios de salud y derechos sexuales y reproductivos, incluido el aborto seguro y legal, es una forma de violencia contra las mujeres y las niñas, reitera que las mujeres y las niñas deben tener control sobre sus cuerpos y sexualidades; y llama a los Estados miembros a que garanticen una educación integral en sexualidad, un acceso fácil de las mujeres a la planificación familiar y toda la gama de servicios de salud sexual y reproductiva, incluidos los métodos anticonceptivos modernos y el aborto seguro y legal’.

Los cristianos no podemos permanecer ajenos al avance del mal. Otra Europa es posible, y necesaria.

El informe de Marc Tarabella sobre la paridad hombre-mujer fué aprobado con 441 votos a favor, 205 en contra y 52 abstenciones. El descaro de esta resolución provocó la indignación de algunos conspicuos eurodiputados. Entre ellos cabe destacar al parlamentario del UKIP Steven Woolfe, quien se levantó de su asiento como una exhalación y preguntó al equipo legal responsable del texto – de cariz manifiestamente abortista – si éste ‘puede convertir en una ofensa criminal cualquier expresión favorable a reducir el aborto’.

 

Por su parte, el Movimiento Político Cristiano-Europeo (ECPM https://ecpm.info/) alertó respecto a los riesgos de sumarse a la Convención de Estambul, que es legalmente vinculante: ‘Las instituciones europeas están valorando el acceso a la legalmente vinculante Convención de Estambul. Este instrumento del Consejo de Europa está diseñado para combatir la violencia doméstica y la violencia contra la mujer. No obstante, aun teniendo loables objetivos, es un defectuoso instrumento que contiene muchos programas indeseados que están menoscabando los fundamentos de la Unión Europea’. Igualmente movimientos como ONE OF US (https://oneofus.eu/es/) están desde hace años recogiendo firmas para promover iniciativas legales en defensa de los mas vulnerables (https://oneofus.eu/es/).

Este tipo de regulaciones, propuestas e informes del parlamento europeo hacen que ser contrario el aborto ya no constituirá una forma legítima de estar en el mundo, sino un verdadero crimen contra la mujer, lo cual supone un auténtico riesgo para la libertad de expresión y conciencia. Es lamentable comprobar como todo esto sucede ante la impasibilidad de la mayoría de los cristianos europeos, sea cual sea su confesión religiosa. Quizás nos hemos confiado demasiado en que estos asuntos debían defenderlos las Iglesias Jerárquicas de cada confesión, y nos hemos dejado engañar por la laicista y secularizadora mentira de que la religión es algo que compete al ámbito privado de la persona.

Desde 1990, la cifra de negocios abortistas se ha duplicado y con ella, inevitablemente, la del número de abortos realizados. Pero ¿cuál es el motivo de este incremento tan drástico de centros? La respuesta es clara: acabar con la vida de niños antes de nacer ha sido (y lo sigue siendo, a cargo de los impuestos que pagamos todos los españoles desde la aprobación en 2010 de la ‘ley Aído’).

Según asegura la patronal del aborto en España, ACAI, cada intervención cuesta entre 350 y 500 euros. Es un negocio que facturó, en el último año registrado, cerca de 50.000.0000 de euros, y no fue el más boyante. Una jugosa cifra a repartir entre las más de 190 empresas privadas que se reparten casi el 90% del sector del aborto.

Esto supone una facturación estimada durante un cuarto de siglo que rondaría los mil millones de euros. Esto supone una media de 38 millones de euros de facturación anual.

Ha llegado la hora de defender de nuevo nuestros valores, públicamente y sin complejos, y de llevarlos a los ámbitos de decisión política y jurídica, si no queremos que acaben con la sociedad que hemos conocido. ¿Y tú, que Europa quieres? Si quieres, como nosotros, una Europa libre del negocio del aborto, ayúdanos, súmate a nuestro movimiento como simpatizante y colabora difundiendo nuestra información en redes.

 

El Equipo de Cristianos en Democracia.

2 thoughts on “Queremos una Europa libre del negocio del aborto.”

    1. Muchas gracias por su sugerencia Manuel! Para poder enviarle la información por whatsapp, necesitaremos que nos deje su teléfono en el formulario de SIMPATIZANTES que encontrará en nuestra web. Buen fin de semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *