Unidos en Jesucristo, para que el mundo vea y se convierta.

Vienen tiempos en los que toca dejar de comportarnos como niños y demostrar algo de madurez y coherencia. No son tiempos mejores ni peores que otros que ya hayan vivido nuestros hermanos a lo largo de la historia. Como dice San Pablo en la lectura de la misa de hoy, no somos de «Apolo» o de «Pablo»… hemos de aprender a actualizar estas exhortaciones pues no cabe duda de que es una lectura absolutamente actual…

VOTA BIEN COMÚN.

No seamos hipócritas y nos rasguemos las vestiduras por el nivel de nuestros políticos, pues no son más que el reflejo de la sociedad que los ha elegido. Vivimos en la DICTADURA DEL RELATIVISMO con un objetivo común: aislar a las personas, destruir las familias naturales y construir así sociedades débiles, sin lazos o nexos de unión sostenibles, fácilmente manipulables.