VOTA BIEN COMÚN.

No seamos hipócritas y nos rasguemos las vestiduras por el nivel de nuestros políticos, pues no son más que el reflejo de la sociedad que los ha elegido. Vivimos en la DICTADURA DEL RELATIVISMO con un objetivo común: aislar a las personas, destruir las familias naturales y construir así sociedades débiles, sin lazos o nexos de unión sostenibles, fácilmente manipulables.