Matar bebés de 24 Semanas ya es legal

Colombia legaliza el infanticidio. Ya es legal matar a un bebé de 24 semanas.

¿Pendiente resbaladiza? Mas bien locura colectiva y esquizofrenia social. Asesinar niños (eso es el aborto, ni mas ni menos) es una barbarie inmoral, pese a quien pese. Y si por decirlo tenemos que ser sancionados e ir a la cárcel, en nuestra web tienen todos nuestros datos para venir a buscarnos. Los esperamos con las manos unidas en oración por sus millones de víctimas.

¿Feliz día de la constitución?

¿Feliz día de la Constitución?

Una España en la matar cada año 100.000 seres humanos por nacer se ha convertido en un «derecho» (recurrido hace más de 10 años a un ignominioso Tribunal Constitucional que ha tenido que ser denunciado a las autoridades europeas por sus 11 años de criminal y vergonzoso silencio). Una España en la que los hijos ya no pertenecen a los padres y es el Estado el único responsable en enseñarles que deben pensar y como hacerlo. Una España en la que los médicos se ven obligados a matar a sus semejantes por Ley, y si no quieren hacerlo deben significarse públicamente. Una España en la que pronto será delito rezar en la vía pública.

Aborto: El negocio que no para de crecer en España

Aborto: Un negocio que no para de crecer en España.

El aborto siguió siendo un negocio muy lucrativo en España en 2020, a pesar del confinamiento. No es de extrañar que las empresas que se lucran con este negocio de la muerte, exijan al Gobierno leyes para proteger y ampliar su actividad, persiguiendo así a los provida y a cualquier persona que se atreva a manifestar la verdad de lo que ocurre de puertas para dentro en sus mataderos.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros que permiten el funcionamiento y la prestación de los servicios ofrecidos en el mismo. Puede aceptar su uso o rechazarlo mediante la configuración de su navegador o consultar sus opciones cliqueando en VER MÁS. Si tienes menos de 14 años, pide a tu padre, madre o tutor que lea este mensaje.    Más información
Privacidad