Crece un 30% la búsqueda de pornografía infantil.

¿El pedófilo nace o se hace? No dudamos que muchos nazcan con con esta depravada orientación sexual, pero lo que está claro es que cada día son más los especialistas en Psiquiatría que alertan de los peligros del consumo de material pornográfico. El Porno actúa como una droga, liberando dopamina en nuestro cerebro. Y al igual que las drogas, cada vez necesita de mayores «dosis» para conseguir el estímulo buscado.

El virus del porno on-line, dispuesto a hacer su «agosto» con el confinamiento de la población mundial.

La pornografía on line es un virus letal. Atrapa a casi todo el que entra en contacto con él y, lo que es peor, aprovecha el estrés emocional y la ansiedad que muchas personas estan sufriendo por el confinamiento debido al coronavirus, para ofrecerles una válvula de escape falsa, efímera y, en no pocas ocasiones, basadas en vídeos sobre abusos o violaciones que suponen actos delictivos.

Sexo forzado. Así «aprenden» nuestros jóvenes a «relacionarse» gracias al Porno.

“El contenido de las páginas pornográficas es cada vez más violento. Y está siendo visto mayoritariamente por los jóvenes. Por ejemplo, el 30% de las páginas que se manejan en internet son de contenido pornográfico”. “La mujer es humillada, orinada, vejada y/o penetrada por varios y todo eso es lo que los adolescentes ven a partir de 12 años”, reflexionaba.

Nace «La comunidad del anillo», una iniciativa para la promoción de los valores del matrimonio y la familia.

Para que nuestra sociedad haya acabado buscando en la pornografía el elemento educador de sus relaciones de pareja, antes ha tenido que ocurrir algo, y algo muy profundo que haya subvertido los valores con los que nacemos, de aspirar unirnos a una persona de nuestro sexo opuesto, de amarla, pues estamos hechos para amar. En La Comunidad del Anillo queremos volver a promover estos valores.