¿Orgullo? ¡De mi familia!

¿Por qué no ensalzan, defienden y promocionan la familia como lo hacen con el movimiento LGTBI? Hoy más que nunca el núcleo de nuestra sociedad está siendo atacado. El matrimonio y la familia contienen dentro de sí todos los valores humanos necesarios para reconstruir una sociedad. Defender la familia, es defender nuestra felicidad.

Con Dios, confinados, en un piso de 60 m2

“El Amor es paciente, es Amor es servicial, el Amor no tiene límites, el amor SOPORTA TODO” …no podía imaginar que estas palabras escritas por San Pablo a una comunidad de Corinto en el S.I dC , fueran a tener un significado tan literal en estos tiempos tan duros que vivimos.

El coronavirus, esa oportunidad.

Dicen que no hay evolución sin crisis y que de las crisis se sale reforzado. Que estamos ante una de ellas, muy grande y de índole sanitario, es evidente. La más evidente de las que estamos atravesando en la actualidad.

El Congreso confirma su política anti-familias rechazando la prestación de 100 euros por hijo propuesta por Vox

Sofía Castañón, de Unidas Podemos, le ha recordado que la «maternidad es una decisión personal y no una obligación social». ¿ Acaso cambiar de género no es tambien una decisión personal y no una obligación social? ¿Entonces, porque destinan tantos fondos a los colectivos LGTBI o al aborto y no a ayudar a las familias?

Proteger a la familia: ¿Por qué?

Proteger social y económicamente a la familia no es sólo una medida que da más o menos rédito electoral. Lejos de una mirada cortoplacista, proteger la institución básica de la sociedad es una obligación con sentido de Estado, pues ayudando a los que más aportan se beneficia a todos

Nace «La comunidad del anillo», una iniciativa para la promoción de los valores del matrimonio y la familia.

Para que nuestra sociedad haya acabado buscando en la pornografía el elemento educador de sus relaciones de pareja, antes ha tenido que ocurrir algo, y algo muy profundo que haya subvertido los valores con los que nacemos, de aspirar unirnos a una persona de nuestro sexo opuesto, de amarla, pues estamos hechos para amar. En La Comunidad del Anillo queremos volver a promover estos valores.

¿Y SI EMPEZAMOS POR EL PRINCIPIO? LA PUESTA EN VALOR DEL MATRIMONIO (donde nacen los hijos que nos faltan)

Ya es hora de devolver a LA FAMILIA Y AL MATRIMONIO (entre hombre y mujer, el único capaz de generar vida y riqueza social por si mismo, sin medios “externos”) al lugar que le corresponde y ya es hora de quitarnos los complejos para defender conceptos como DIGNIDAD, FIDELIDAD, CASTIDAD y tantos otros que han estado siempre ligados a épocas de prosperidad y bien en nuestras sociedades.